• Image 01
  • Image 01

Un encuentro mágico

el .

La pintura de Silvia, su baobab (el árbol del Principito), y su poema, fueron el disparador para comenzar a viajar a otros mundos; anduvimos por lugares que hemos visitado, paisajes favoritos, símbolos que nos impactaron, lugares que nos gustaria conocer. Así fue que nos conectamos con la inmensidad del mar, con su paz y su energía, con la aventura, el placer del riesgo, el cuidado.

 

Todo esto despertó emociones que se conectaron con el sentirse bien.

Compartimos la captura de pantalla, la pintura inspiradora de Silvia, que se titula "Selva", y su poema: "Ese mar"