• Image 01
  • Image 01

Mariano Burundarena corrió los 250 Km. en 6 días por un mundo libre de ELA

el .

Nos sentimos orgullosos de nuestro compañero que corrió la prestigiosa carrera 4 Deserts en el Desierto de Atacama, República de Chile. Durante 6 días y 60 horas de resistencia en homenaje a su papá y por un Mundo sin ELA.

 "Hola a todos. Me tengo que contener las lágrimas con sus mensajes, igual ya me cuesta y probablemente mañana se me caigan muchas más. Sólo quedan 9 km para llegar a san pedro. No me quiero hacer el canchero pero tengo los pies mejor que la media, eso no quiere decir que estén bien jeje. Ayer fue el día más duro de mi vida, en cuanto agotamiento. 77 km. de un tirón atravesando este desierto interminable. Una vez más me sumé al mejor equipo de todos, y si no fuera por ellos hubiese sido otra cosa. Acá lo duro no es sólo el día sino la temperatura a la noche. La noche antes de largar la etapa larga durmieron todos mal, hicieron menos 3 grados, y cada 30 minutos tenés que cambiar de posición para entrar en calor, lo loco es que la temperatura baja de golpe como a medianoche, hasta esa hora se duerme bárbaro. Así y todo a la mañana tenía el espíritu bien alto, mucho se debe a tanto cariño que me ha llegado de uds. Así que me levanté a las 6 me comí todo lo que encontré acá gana el que mas come, me clave el ibuprofeno de todos los días y marchamos. Correr para mi ya era imposible y para los españoles también. Así que emprendimos a un paso de caminata alternando el que guía para no quemarnos de la cabeza. La verdad es que me sentí bárbaro hasta el km 44, ah lo que no les conté es que hay cortes entre cada checkpoint, ayer estaban a un promedio de 13 km cada uno, y todos llegamos con tiempo de sobra. Desde el cp 4 nos quedaban 30 km, venimos bien, con la moral bien arriba, pero en cuanto se empezó a hacer de noche y marchábamos al cp 5 el cansancio empezó a sentirse. Hasta ahí me sentí útil para este equipo, iba cortando el viento adelante y sentí que estaba devolviendo tanta generosidad de ellos. En el medio subimos una duna casi vertical de 500 mts, que una vez más si no estaban los españoles yo me hubiese subido mandado a lo bruto. Pero lo hicimos en hilera hacienda zetas, y fue menos duro de lo pensado. En cuanto cayó la noche y nos faltaban 5 km para el km 58 empecé a caerme de la cabeza y a afiebrarme. Llegamos al cp5 mucho antes de corte que era a las 4 am. Nosotros llegamos a las 20:30!! Ahí nos daban la posibilidad de dormir unas hora , comer y seguir o directamente, quedarnos hasta hoy para largar de Nuevo a la mañana de hoy y terminar esos 18 km. La verdad es que nunca me sentí tan mal, parecía un campamento de Guerra, gente tirada en el piso tiritando de frío cubriéndose con lo que hubiese, comiendo lo que tenían mano. Lo Bueno era que había voluntarios que ayudaban y un fuego donde calentaban el agua que nos daban. Ahí me dio más frío y estaba medio grogui, me tomé un ibuprofeno y un paracetamol, me comí mis fideos deshidratados a los que le metí un caldo que no logró darles sabor, y a los 40 minutos ya estábamos dejando el cp 5 para encarar los 18 km más largos de mi vida. Lo que si sabía es que no me podía tirar a dormir, por más tentador que pareciera por que hoy me iba a costar mucho. La verdad la pasé mal esos primeros 9 km, era un sensación muy extraña, caminaba pero me bamboleaba de un lado a otro. No tengo mucho registro como fue, lo que me di cuenta es que juanqui y jesus algo hablaban y uno se puso a atrás mio y me ayudaba, sin que yo lo notara, a mantenerme caminando en linea recta, usando uno de sus bastones de trekking lo enganchaba de mi mochila. Pasados esos 9 km y comiendo alguna barrita empecé sentirme bien, jesus me obligó a tomarme un gel con cafeína por que le hablaba mucho y creyó que estaba delirando jaja, pero en realidad es que iba contento y aunque todavía faltaba mucho el nimo era Bueno en los cuatro. Pero de Nuevo, sin la remera térmica que me prestó juanqui, que a esta altura es Rambo, y dos o tres chistes de jesus tal vez no llegaba. Jose Luis, estaba callado, se notaba que sentía muy mal, pero nunca aminoró el paso ni se quejó. un titán, que a su edad este año va a haber hecho los cuatro desiertos. Su edad que no la parece, y que hoy me enteré que es el campeón español de triathlon de su edad. Faltando 9 km empezamos ver corredores que iba zigzgueando, liquidados, pasamos un sueco que dicidió sacarse las zapatillas! Y que no quería ninguna ayuda, increíble. Finalmente llegmos. 00 30 hs! Ni euforia ni nada, a la cama. Hoy si había euforia sabiendo que queda un paseo hasta llegar a la meta. Ha sido un viaje espiritual, jajj estoy muy místico. Perdonen la ortografía, hagan el esfuerzo, les pido perdón pero no puedo ponerlo mejor. Abrazo grande todos!!!. MARIANO BURUNDARENA.