• Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02

La nutrición adecuada es vital para la persona que vive con ELA

el .

 

 

Una nutrición adecuada es importante para la salud y el bienestar de todos. Los afectados por la ELA no son diferentes y se benefician realmente con una mejor nutrición. Durante una visita a un nutricionista podrá evaluar el peso, la cantidad de comidas, ingesta de líquidos, calorías aproximadas y la incorporación de proteínas. Podrá abordar los problemas específicos relacionados con la dieta. El nutricionista debe trabajar en colaboración con el fonoaudiólogo quien evalúa la textura adecuada de los alimentos y el grosor de líquidos. El nutricionista debiera articular su tarea con un terapista ocupacional quien puede sugerir utensillos, técnicas de conservación de energía y alfombras antideslizantes para facilitar la autoalimentación.

 

El Mantenimiento de peso es importante y a los que pierden peso sugerimos para que las visitas los animen a comer comidas más pequeñas, frecuentes y aperitivos, consumir licuados ricos en calorías y pesarse una vez a la semana. Son maneras simples de aumentar las calorías . A menudo, tales como: la adición de aceite de oliva, salsas,  mantecas y la propagación alta en calorías en los alimentos favoritos. El uso de leche entera tiene más calorías para sopas y otras recetas. Sugerimos Libros de cocina que incluyen recetas altas en calorías fáciles de masticar y preparar.

La medida de la comida es una cuestión importante . Esto permite que el nutricionista recomiende cambios en la dieta del individuo para proporcionar las calorías adecuadas y facilitar su ingesta. Las sugrenecias mas frecuentes son la reducción en el tamaño de los trozos de comida o el uso de alimentos más blandos, tales como el yogur y huevos revueltos. El objetivo es mantener la cantidad de comidas para treinta minutos,  minimizar la fatiga en las mismas y mantener la experiencia placentera.

Se hace hincapié en la importancia de la hidratación. De seis a ocho vasos de líquido deben ser consumidos cada día. El agua es en la parte relevante en la lista, pero el jugo,el café descafeinado, el té helado y la leche proporcionan también hidratación Entre otras cosas, la hidratación adecuada aminora las secreciones, ayuda a regular la temperatura corporal y lubrica las articulaciones y los tejidos. Los líquidos se pueden espesar para facilitar la deglución.

La revisión de la ingesta de un día típico ayuda al nutricionista para ver cuántas calorías pueden ser añadidas para satisfacer las necesidades nutricionales. La disminución del apetito es una cuestión común entre las personas que viven con ELA y el consumo de aperitivos o comidas más frecuentes, más pequeñas pueden hacer que la satisfacción de sus necesidades sea más fácil. Si la pérdida de peso se produce a pesar de estas intervenciones, el nutricionista y el resto del equipo de tratamiento pueden discutir y responder a preguntas sobre la alimentación para mantener una nutrición e hidratación adecuada.

Las personas con ELA que mantienen su peso tienen más probabilidad de supervivencia en comparación con aquellos que pierden peso. 

Lorraine Danowski, MS, RD


Christopher Pendergast ALS Certified Treatment Center of Excellence, Stony Brook, NY