• Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02

Se mostró el progreso de la Investigación en la ELA durante la Conferencia AAN 2017

el .

La 69º Reunión Anual de la Academia Americana de Neurología en Boston reunió a miles de neurocientíficos para compartir sus investigaciones . Aquí presentamos los últimos hallazgos de investigación en la ELA expuestos por distinguidos investigadores, los que fueron elegidos en base al mérito científico. Leé más sobre las emocionantes actualizaciones:

Premio Essey 2017

El Dr. John Ravits, Profesor de Neurociencia clínica de la Universidad de California en San Diego, recibió el Premio Sheila Essey en una sesión especial dedicada a la investigación sobre la ELA durante la reunión anual de la Academia Americana de Neurología en Boston. El premio de $ 50,000 dólares honra el recuerdo de Sheila Essey, fue presentado por su esposo Dick y su hijo, James. El premio reconoce contribuciones significativas de investigación en la búsqueda de la causa, prevención y cura de la ELA, cuyos receptores son seleccionados conjuntamente por la Asociación ELA de Estados Unidos y la AAN.

Dr. Ravits ha liderado el campo en la búsqueda de pistas de la clínica que arrojen luz sobre los mecanismos de progresión de la ELA. Sus descubrimientos han dado forma a la comprensión del proceso de la enfermedad de la ELA como uno que se extiende dentro del sistema nervioso, proporcionando una razón para las terapias que interrumpen esa extensión, tales como anticuerpos contra las proteínas de ELA dominantes.

A partir de 2007, el Dr. Ravits hizo una serie de observaciones seminales sobre el patrón de propagación de la enfermedad, basado tanto en el trabajo clínico como en el análisis post-mortem. Señaló que el sitio de aparición de la enfermedad parece ser altamente localizado y aleatorio, es decir, la mayoría de las personas informan de inicio de los síntomas en una región específica del cuerpo, y la región difiere de persona a persona. Después de ese inicio aleatorio y focal, la enfermedad se extiende a las regiones del cuerpo adyacentes, lo que sugiere la transferencia de alguna entidad patológica de la neurona a la neurona. Y la tasa de propagación dentro del sistema nervioso explica la tasa de progresión de la enfermedad observada en la clínica, mostró.

Una implicación de estas ideas es que la interrupción de la propagación de la enfermedad entre las neuronas puede ser beneficioso. Si la entidad que se está esparciendo es una proteína, puede ser posible desarrollar un anticuerpo que se une a la proteína para evitar que las neuronas sanas se vean afectadas. Otra implicación es que la entrega de cualquier terapia localizada, tal como una inyección de células madre, tendrá que ser dirigida a donde puede interrumpir o retardar el proceso de extensión. "Si las células madre van a funcionar", dijo el Dr. Ravits, "tendremos que elegir el lugar de parto basado en el cuadro clínico en el momento del tratamiento", en lugar de utilizar el mismo plan de inyección para todos.

Edición de genes para la ELA

La sesión también contó con varias presentaciones sobre nuevas estrategias de tratamiento para la ELA. La Asociación ELA de Estados UNidos financió al Dr. Zachary Kennedy, en el laboratorio del Dr. Robert Brown Jr., de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts en Worcester, informó sobre una nueva técnica para "editar" el gen SOD1 mutante. El gen mutante causa una forma hereditaria de ELA y ha sido la base para los modelos de ratón de la enfermedad durante dos décadas.

La nueva técnica se llama CRISPR-Cas9, que combina una pequeña pieza de ARN (la parte CRISPR) más una enzima que puede cortar el ADN (la parte Cas9). En el trabajo del Dr. Kennedy, el ARN se crea para que coincida con una porción del gen SOD1, lo que le permite actuar como una "secuencia guía" para entregar el Cas9 al gen mutante. Una vez allí, la enzima corta el gen SOD1 mutante. Cuando la célula trata de reparar el gen roto, generalmente introduce errores que hacen que el gen ya no sea funcional, silenciando así el gen SOD1 permanentemente. Trabajos anteriores han demostrado que el cierre de la SOD1 gen es beneficioso en los modelos de ratón.

El efecto es similar al producido por oligonucleótidos antisentido, que se están desarrollando para ensayos clínicos en personas con ELA, "pero es probable que se va a requerir repetidos tratamientos a largo plazo", dijo el Dr. Kennedy. "CRISPR podría alterar permanentemente el genoma", lo que podría significar que un solo tratamiento o una corta serie de tratamientos podrían ser utilizados para tratar esta forma de ELA.

No se beneficia el ritmo del diafragma

El Dr. Jonathan Katz, del California Pacific Medical Center en San Francisco, informó sobre el resultado de un ensayo aleatorio del Sistema de Estimulación del Diafragma (DPS), una forma de estimulación eléctrica para los músculos respiratorios que ha sido aprobada para la ELA. El Dr. Katz y sus colegas del Western ALS Consortium reclutaron a 52 personas con ELA cuya función respiratoria había comenzado a disminuir, y las asignaron al azar al estándar reconocido de atención para la ELA o al estándar de atención más DPS. "No vimos ningún efecto sobre la supervivencia del tratamiento", informó Katz. A diferencia de los resultados de un ensayo europeo denominado DiPALS, no se sugirió que el tratamiento con DPS se asociara con una disminución más rápida. "Nuestros resultados indican que DPS no es Nocivo, como se informó anteriormente, pero no vimos ninguna prueba de beneficio.

Pequeño estudio de seguridad de la interleucina

Se explora para el tratamiento de ELA. El Dr. Gilbert Bensimon, del Hospital Universitario de Nimes en Francia, informó sobre un -2 (IL-2), una molécula fabricada por el sistema inmunológico del cuerpo que estimula la producción de "células T reguladoras". Reducir la inflamación, un proceso inmune que se cree que contribuye a la progresión de la enfermedad de ALS. "Hay mucha evidencia de que la inflamación contribuye a la ELA", dijo el Dr. Bensimon. La IL-2 se ha utilizado de forma segura en otras condiciones. El estudio de Bensimon mostró que las 12 semanas de tratamiento con IL-2 eran seguras en personas con ELA y tenían el efecto estimulador esperado en la producción de células T reguladoras. "Estos resultados apoyan el desarrollo de fármacos adicionales de la IL-2 en ELA", dijo, para determinar si el aumento de la cantidad de estas células

T podría reducir la inflamación, lo que podría frenar la progresión de la enfermedad.

En un estudio relacionado, la Dra. Cristina Moglia de la Universidad De Turín, Italia, mostró que las variaciones en un gen del sistema inmune llamado CX3CR1 influyen en la supervivencia de las personas con ELA. El gen actúa en células llamadas microglia, que promueven la inflamación y pueden ser nuevos objetivos para la terapia.

Biomarker puede predecir la tasa de progresión

El Dr. Steven Hahn de la compañía farmacéutica Biogen, informó sobre un estudio de "neurofilament cadena pesada" como biomarcador para la progresión de la ELA. Un biomarcador es una cantidad medible que indica algo importante acerca de una enfermedad (el colesterol en la sangre se utiliza como biomarcador para predecir el riesgo de enfermedad cardíaca, por ejemplo). Neurofilament la cadena pesada (NFH) es una proteína que proporciona la estructura para las extensiones largas de neuronas llamadas axones. A medida que las neuronas degeneran en ELA, liberan NFH en el líquido cefalorraquídeo (LCR) y el torrente sanguíneo. Trabajos previos han demostrado que NFH en CSF es un buen biomarcador para la severidad de ELA, pero medirlo requiere una punción lumbar. El Dr. Hahn y sus colegas buscaron determinar si NFH en la sangre también podría correlacionarse con aspectos importantes de la ELA. Medieron NFH en las muestras recogidas al inicio del estudio de EMPOWER de dexpramipexol y preguntaron si predijeron cambios en el estado clínico durante el curso del estudio. Encontraron que los niveles más altos de NFH en la sangre se correlacionaron con una disminución más rápida en la Escala de Clasificación Funcional ALS. Ahora están analizando cómo las mediciones de NFH cambiaron durante el curso del ensayo. "Este trabajo apoya la idea de usar NFH como un biomarcador en los ensayos clínicos de ALS", dijo el Dr. Hahn.

Finalmente, el Dr. Pantelis Pavlakis de Weill Cornell Medical College en Nueva York informaron sobre la compleja relación entre mutaciones específicas en el gen SOD1 y las características clínicas y la progresión de la persona que lleva tales mutaciones. Este trabajo puede ayudar en los ensayos clínicos de las personas con SOD1 mutaciones, para detectar mejor las mejoras relacionadas con el tratamiento en el contexto de las tasas de progresión variable.

También, fue edificante para presenciar toda la gran ciencia que está sucediendo actualmente en el campo ELA . El espíritu colectivo fue colaborativo y cada participante salió de la reunión con nuevas ideas y socios colaborativos. Esperamos con interés la reunión de AAN el próximo año en Los Ángeles!