• Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02

El manejo de la saliva en los pacientes con ELA

el .

El grupo del instituto de Neurociencias Translacionales de la Universidad de Sheffield, Reino Unido presentó un estudio descriptivo sobre el manejo de la saliva en los pacientes con ELA durante el 24° Simposio Mundial de Investigación de ELA realizado en Milán, Italia en diciembre de 2013.

El exceso de saliva (consecuencia de la dificultad o imposibilidad de manejarla, no de un exceso de producción de la misma) es uno de los síntomas que producen más disconfort en las personas con ELA. Es por ello, que este grupo de Sheffield decidió revisar retrospectivamente el tratamiento farmacológico que se había empleado en los 518 casos que atendieron entrelos años 2002 y 2012.

El 51% del total de casos que evaluaron presentaron un exceso de saliva y para su tratamiento se emplearon 7 anticolinérgicos distintos, administrados en 11 preparaciones y 91 dosis diferentes. El más empleado fue el Bromuro de Hioscina (164 personas), la Amitriptilina (91 personas) y la toxina Botulínica (45 personas)

El uso de la Hioscina se documentó en 79 pacientes, con alivio sintomático se registraron 67 pacientes, 34 de los cuales necesitaron medicación adicional y 13 tuvieron que suspender el tratamiento por reacciones adversas, siendo la cutánea la más frecuente.

La toxina botulínica se empleó en 45 pacientes. La inyección en las glándulas parótidas y en las submandibulares se registró en 21 personas, 18 de las cuales manifestaron una mejoría sintomática. La inyección tan sólo en las parótidas se empleó en 6 personas, de las cuales mejoraron 2. La administración de Toxina Botulínica en las glándulas parótidas exclusivamente, fue menos eficaz que la administración conjunta en las parótidas y en las submandibulares, por lo cual su empleo podría utilizarse en aquellas personas que presentan síntomas más leves.

Los parches de Hioscina constituyeron el anticolinérgico más eficaz en el manejo de la saliva, aunque su beneficio se vio limitado durante la progresión de la enfermedad, necesitando la asociación de otro fármaco para controlar el exceso de la misma.

FUNDELA Febrero de 2014 Boletín Científico 48