• Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02
  • Image 02

El Prof. Dr. Roberto Sica asume la asistencia médica en la Asociación ELA Argentina

el .

A partir del año 2016 las consultas médicas especializadas derivadas por la Asociación serán atendidas por el Dr. Roberto Sica, afamado neurólogo especialista en ELA, Profesor titular consulto de Neurología, Profesor Emérito de la Universidad de Buenos Aires. Fue jefe de la división Neurología del hospital Ramos Mejía y miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Mundial de Neurología. Distinguido con el Premio al médico argentino 2003.

El Dr. Sica aprovecha la oportunidad para analizar el devenir de la profesión médica desde que se recibió, a inicios de la década del ´60: “Vista la profesión desde su condición humana, no me parece que haya cambiado la actitud del médico desde Hipócrates hasta nosotros. Esto significa que la vocación de servicio por los otros se ha mantenido y constituye la justificación mayor de su existencia. Desde el ángulo técnico, las adquisiciones de nuevo conocimiento han cambiado sustan-cialmente la conducta médica en beneficio del paciente. Es muy probable que el médico del futuro inmediato deba ser experto en biología molecular y en fisiología, información que deberá sumar a la clínica cuando pretenda brindar soluciones a las patologías que se le presenten”.

Dirigir un servicio hospitalario durante más de 15 años genera sentimientos y emociones particulares. En tal sentido, recibir un premio es casi hacerlo en nombre de un equipo. Y así lo entiende el Dr. Roberto Sica: “Quien dirige un servicio adquiere la responsabilidad de brindar a la comunidad lo mejor de lo que sabe hacer. Ello implica la organización de un grupo de trabajo, integrado por médicos, enfermeras, técnicas y secretarias, que adquiera sentido de su papel social y la suficiente idoneidad que permita asegurar, a quien demande su ayuda, la mayor excelencia posible en el servicio que presta. Esto supone primero, capacidad de guía, para establecer las pautas; segundo, permanente actualización de conocimientos; tercero, transferencia de conocimientos y experiencias a los más jóvenes. Esta es la labor docente que no puede soslayar el hospital público porque así se garantiza la continuidad de una medicina de jerarquía puesta al servicio de la sociedad”. ¨

Egresado de la Facultad de Medicina de la UBA en 1961.